SALMOREJO

SALMOREJO
SALMOREJO

El salmorejo es una deliciosa crema espesa que se toma fría, que puede prepararse majando los ingredientes con paciencia en un mortero, o ayudados de una batidora o un robot de cocina. Aunque hay quien añade algunos ingredientes adicionales a los que vamos a indicar, la receta tradicional se hace con solamente cuatro, tomates, pan de telera, aceite de oliva virgen extra y sal, a los que se puede añadir un diente de ajo.

Ingredientes

salmorejo
  • 1 kilo de tomates maduros
  • 200 g de pan del día anterior
  • 200 ml de aceite de oliva
  • Sal
  • Vinagre (opcional)
  • 1/2 diente de ajo (opcional)
  • Huevo duro rallado (opcional)
  • Jamón serrano picadito (opcional)

Preparación del Salmorejo

El salmorejo es una crema servida habitualmente como primer plato. Su elaboración es muy sencilla e incluye un majado o triturado de miga de pan, si es telera (pan de masa dura típico en Andalucía) mejor, ajo, aceite de oliva virgen extra, sal y tomates.

  1. Limpiamos bien los tomates y los cortamos en cuartos, los añadimos a un bol grande y trituramos con la batidora hasta que nos quede una salsa líquida.
  2. Pasamos esta salsa por un colador para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado al batirlos.
  3. Cortamos el pan en trozos pequeños y los añadimos a la crema de tomate anterior. Los dejamos reposar durante unos 10 minutos.
  4. Así ayudamos a que el pan se ablande si está muy duro y será mucho más fácil de batir.
SALMOREJO

Preparación final y presentación del salmorejo

  1. Pelamos el ajo y, como lo vamos a usar en crudo, le quitamos el centro para que no repita. Lo añadimos al tomate con el pan.
  2. Echamos el aceite de oliva virgen extra y la sal.
  3. Lo pasamos todo por la batidora hasta que nos quede lo más fino posible. Probamos si esta bien de sal y si no rectificamos con un poco más.
  4. Sólo nos queda meter el bol en la nevera y dejar que se enfríe. En un par de horas lo tendréis bien fresquito y perfecto para probar el mejor salmorejo cordobés.
  5. A la hora de la presentación, lo mejor es ponerlo en un plato hondo o cuenco.
  6. Espolvoreamos con unas virutas de jamón serrano o ibérico con un punto (10 segundos) de microondas. Así conseguiréis un toque crujiente.
  7. Además el huevo cocido y unas gotitas de aove le quedan perfecto.
  8. Pero no tiene por qué quedar ahí el tema, el consejo regulador del salmorejo también nos recomienda: pepino, pimiento, cebolla, zanahoria, remolacha o melocotón. Esto os lo dejo a vuestro gusto, buen provecho.

Os animo a que visitéis más recetas del blog y que las elaboréis para una cena ligera, una fiesta o porque sí.

Una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis.

SALMOREJO

Algunos consejos para elaborar un buen salmorejo

Aunque escaparse a Córdoba en busca de los mejores salmorejos es un plan inmejorable, para quienes se animen a prepararlo en casa y combatir así el calor estival.

· El pan: mejor usar pan de diario, nada de pan duro que se haya quedado olvidado por casa. Si no hay pan de telera lo suyo es emplear uno con miga compacta y corteza no muy tostada para que no dé demasiado sabor a pan al plato.

· El aceite: oliva virgen extra, por supuesto. El mejor que el presupuesto permita comprar. Si se quiere un sabor menos intenso, se puede usar la variedad arbequina, mientras que un picual dará como resultado un salmorejo algo más fuerte.

· Los tomates: mezclar tomate en rama y de pera en una proporción de 60-40 es una gran idea. Los primeros aportarán el sabor, mientras que los segundos darán un color rojo más intenso al plato. ¿Hay que pelarlos? Mejor no, porque en la piel está el espesante natural.

· El ajo y la sal: mejor usar escamas de sal y ajo morado español, menos intenso y que repite menos. Si es de Montalbán de Córdoba mucho mejor, claro.

· La preparación: triturar bien los tomates, colar si se quiere más líquido el salmorejo, añadir el pan y dejar que absorba durante unos minutos, añadir el resto de ingredientes y acabar de triturar.

· La guarnición: lo habitual es jamón en taquitos y huevo cocido, pero vía libre para añadir lo que más apetezca. Naranja, bacalao, rabanillos, manzana, chorizo…

DESCUBRE TODOS NUESTROS ALMUERZOS

Siguiente entradaLeer más artículos