ENSALADA DE BACALAO Y PATATAS

Receta de ensalada de bacalao y patatas

Como cena saludable, entrante, almuerzo ligero o aperitivo, ¡esta ensalada de bacalao y patatas está tan buena que da para todo! Preparara este plato es muy fácil y lo mejor será comprar el pescado ya desalado para ahorrar tiempo en la cocina y simplificar tu vida. ¿Quieres aprender a hacerla? Pues en recetaseco.com te decimos cómo cocinarla en cuatro sencillos pasos.

Si eres amante de las ensaladas y estás en búsqueda de nuevas recetas para consentir tu paladar, te invitamos a echarle un vistazo a nuestro recetario, allí encontraras opciones muy originales. Dicho esto, no te quitamos más tiempo, reúne los ingredientes de la ensalada de bacalao y patatas y vamos a prepararla ahora mismo.

ENSALADA DE BACALAO Y PATATAS

Ingredientes

  • 500 gr. de bacalaco desmigado y desalado
  • 4 patatas grandes
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento de piquillo
  • 1 cucharada de perejil
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de jerez
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • 1 huevo (opcional)

Preparación de ensalada de bacalao y patatas

  1. Pela las patatas y trocéalas en cubos medianos. Cuécelas durante 20 minutos en un cazo con abundante agua hirviendo. Luego escúrrelas en un colador y espera a que enfríen.
  2. Lava la cebolla y el pimiento y córtalos en juliana. Agrega un chorrito de aceite de oliva a una sartén y cuando esté caliente incorpora el bacalao y deja que se haga a fuego lento.
  3. Cuando el bacalao esté listo, sácalo de la sartén y reserva. En la misma sartén donde hiciste el pescado vas a preparar una vinagreta. Para ello, bate bien el aceite y los jugos del pescado que han quedado en la sartén y añade el vinagre, el perejil y sal al gusto.
  4. Incorpora a una ensaladera las patatas, la cebolla y el pimiento. Mezcla para integrar y después añade el bacalao. Por último, adereza la ensalada de bacalao y patatas con la vinagreta y sirve. ¡Qué aproveche!
ENSALADA DE BACALAO Y PATATAS

Trucos para una ensalada perfecta:

 Para hacer un buen aliño el orden es fundamental. Añade primero la sal, después el vinagre y, por último el aceite. También puedes diluir la sal en el vinagre antes de rociar la ensalada y añadir por último el aceite.
Y recuerda que para que no se quede lacia con el tiempo es mejor aliñarla justo cuando vayas a comerla.

 Si estás cansada de aliñar tus ensaladas con la vinagreta de siempre, prueba a sazonarlas con ingredientes nuevos y sorprenderás a tus invitados. Añade un poco de salsa de soja y ajo picado al aceite de girasol. Quedará una salsa rica con un ligero toque oriental. La mezcla de yogur, mostaza, zumo de limón, sal y pimienta es muy sabrosa y recomendable para convertir tus ensaladas en platos completamente exquisitos.

 Para elaborar tu propio vinagre solo tienes que seguir estos sencillos pasos: abre la botella de vinagre de vino e introduce un poco de malta, tomillo, laurel, ajo o la hierba que prefieras (para el de limón tendrás que introducir hierba limón). Si lo dejas reposar unos días, el vinagre cogerá el sabor de las hierbas dándole un toque especial.

 Si quieres darle un toque diferente a tus ensaladas, alíñalas con la siguiente mezcla: el zumo de dos cucharadas de limón, una taza de aceite de oliva, sal, pimienta negra y una taza de champán frío.

 Obtendrás un toque diferente en tu ensalada si en lugar de echarle el clásico vinagre le añades un chorrito de zumo de naranja. La encontrarás un poco más suave y por ello será ideal para que la tomen los niños.

 Las salsas que contienen yogur le van muy bien a ciertas ensaladas, sobre todo las que llevan pepino o pimiento. Prueba a hacer ésta: pon en un cuenco medio aguacate maduro troceado y aplástalo hasta conseguir un puré. Añade medio pimiento verde, una cucharadita de cebolla y medio diente de ajo, todo muy picado, y una pizca de estragón, y trabaja la mezcla. Cuando sea una pasta espesa, agrega un yogur natural (no azucarado), aceite de oliva y un poco de sal, bate con un tenedor y reserva en la nevera hasta el momento de aliñar la ensalada.

 Seguro que después de asar pimientos en el horno, pelarlos y trocearlos, acabas tirando el líquido que sueltan. No lo hagas. Está riquísimo si lo mezclas con aceite, unas gotitas de vinagre balsámico y perejil, y aliñas con él cualquier ensalada.

  • Y si quieres que sea todavía más completa, cuece un huevo y decora con él la ensalada. ¡Ya verás!

¿QUIÉN DICE QUE UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE NO PUEDE SER RICA Y APETECIBLE? NO TE PIERDAS NUESTRAS RECETAS!

Siguiente entradaLeer más artículos