CREMA DE CALABACÍN

crema de calabacin
CREMA DE CALABACÍN

Las cremas y los purés de verduras son ideales para cuando queremos comer sano, sentirnos saciados y no queremos sumar muchas calorías a nuestra alimentación. Hoy quiero enseñaros a preparar la que para mí es la crema de verduras perfecta: la crema de calabacín, una receta ideal para una cena saludable.

Ingredientes para Crema de calabacín

crema de calabacin
  • 600 gr. de calabacín
  • 1 cebolla mediana
  • 1 patata mediana
  • 100 ml de nata (podéis sustituirla por leche, incluso por leche de soja)
  • 250 ml de caldo de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto)
  • Pimienta negra recién molida (opcional)

Preparación de las verduras para la crema de calabacín

  1. Comenzamos por pelar la cebolla y picarla en juliana. Lavamos la patata, la pelamos y la cortamos en dados. En una cazuela con una lámina de aceite de oliva virgen extra. Las sofreímos durante 5 minutos a fuego medio. Salamos al gusto.
  2. Para facilitar su manejo, cortamos los calabacines en varios trozos. Con un cuchillo bien afilado vamos quitando la piel, y luego los picamos en dados pequeños.
  3. Los añadimos a la cazuela. Con la piel restante, vamos a picar un poco de ella bien fina y también la echamos junto al resto de ingredientes. De esta manera le daremos un toque de color al resultado final.
  4. Mezclamos y seguimos cocinando unos 5 minutos a fuego medio, así irán ablandando las hortalizas.
  5. Salamos ligeramente de nuevo. Vertemos ahora el caldo de verduras o en su defecto, si no tenéis caldo, agua caliente, de modo que cubra todas las verduras.

Presentación final y cocción de la crema de calabacín

crema de calabacin
  1. Cocemos 20 minutos a fuego medio, tapando la cazuela, de manera que esté siempre hirviendo suavemente, con pequeños borbotones.
  2. Pasado el tiempo, vamos a darle el toque de gracia al plato. Retiramos del fuego,  añadimos la nata (si la queréis más liviana emplead leche entera, y si hay intolerantes a la lactosa en casa, son leche de soja) y mezclamos bien.
  3. Con el calor que tiene la olla llegará para que se cocine suavemente.
  4. Trituramos con la batidora y vamos comprobando el punto de la crema.
  5. Queremos que quede ligera, no como un puré. Si nos ha quedado espesa, podemos añadir un poco más de caldo hasta conseguir la textura deseada.
  6. Y con estos sencillos pasos ya estaría lista la crema de calabacín. Probamos y rectificamos de sal si es el caso.
  7. Para decorar le he añadido un poco de perejil fresco picado, aunque también le irían genial unos dados de pan tostado.
Siguiente entradaLeer más artículos