ARROZ CON LECHE

ARROZ CON LECHE
ARROZ CON LECHE

En una cazuela se desprenden olores que evocan recuerdos. En su interior, no falta la mezcla de leche, limón y canela a fuego medio. A nuestra cabeza viene una recomendación mítica: “no dejes de mover el arroz para evitar que se pegue”. A veces, los postres más sencillos pueden ser los que más sensaciones nos despierten, ¿no os parece? El arroz con leche es uno de esos postres de toda la vida que gustan a todos, ya que no sólo está delicioso, sino que es memorable.

Ingredientes para el arroz con leche casero y tradicional (4-6 personas):

ARROZ CON LECHE
  • 200 gr de arroz redondo (y si es el arroz bomba de Calasparra, mucho mejor).
  • 1 litro de leche.
  • 100 gr de azúcar.
  • 2 ramas de canela.
  • La cáscara de un limón.
  • Para decorar puedes utilizar canela en polvo o 4-5 cucharaditas de azúcar moreno (o blanco) para caramelizar su superficie (opcional).

Preparación, cómo hacer la receta de arroz con leche casero y tradicional:

ARROZ CON LECHE
  1. Primero vamos a aromatizar la leche en la que coceremos el arroz. Para ello echa en una olla la leche junto con el azúcar, las ramas de canela y la cáscara de limón, y ponla a fuego medio hasta que hierva, es decir, hasta que veas que empieza a burbujear.
  2. Mientras, recurre a este truco para que el arroz no se te pegue y es eliminando gran parte de su almidón. Pon el arroz en un colador bajo un chorro de agua fría, remuévelo con tus propias manos y tenlo así durante al menos un par de minutos para que suelte todo ese almidón. Esto no va a afectar a la cremosidad del arroz, pero así es más difícil que se te pegue.
  3. Cuando la leche esté hirviendo añade el arroz y baje el fuego a temperatura suave para que se cueza lentamente durante 45-50 minutos. Ve removiéndolo de vez en cuando (yo suelo hacerlo cada 5 minutos más o menos).
  4. Cuando esté casi listo tendrás que remover con más frecuencia para que no se pegue al fondo y vigilar la cantidad de leche líquida que queda en la olla, ya que hay a quien le gusta más caldoso o bien más espeso, por lo que el punto perfecto lo decides tú (recuerda que una vez apartado del fuego absorberá un poco más de leche por lo que debes dejarlo un poco más caldoso de lo que te gustaría).
  5. Prueba el arroz y, si los granos están hechos y la textura es la que más te gusta, retíralo del fuego y déjalo reposar unos minutos para que se temple.
  6. Antes de que se enfríe quita las ramas de canela y la cáscara de limón y échalo en los recipientes en los que vayas a servirlo (con esta receta tendrás unas 6 raciones como las que puedes ver en la fotografía), para que termine de asentarse.
  7. Puede consumirse al momento, templadito, aunque normalmente es un postre que suele gustar frío así que deja que se enfríe en los recipientes y cuando esté totalmente frío déjalo en la nevera hasta el momento de consumir, diría que mínimo un par de horas de nevera para que esté fresquito, y de máximo suele aguantar 2-3 días en la nevera sin problemas aunque se va resecando, sobre todo si no lo tapas con papel film.
  8. Espolvorea con canela por encima o bien carameliza su superficie. Para ello puedes ver la secuencia en estas fotografías que tomé en otra ocasión que preparé arroz con leche. Echa una cucharadita de azúcar encima del arroz bien repartida, y con la ayuda de un soplete ve derritiendo el azúcar para que se forme una costra encima del arroz que cuando se enfríe estará crujiente. ¡Delicioso!

TRUCOS

ARROZ CON LECHE

1 – La elección del arroz

– Debes utilizar siempre arroz de grano redondo, que contiene más almidón, cuece en menos tiempo y permite obtener un resultado más cremoso.

– Si prefieres que los granos queden un poco más firmes en su interior, utiliza arroz arborio, variedad italiana con la que se elaboran los risottos.

2 – Ingredientes de calidad

– Para conseguir un resultado más cremoso y con más sabor, utiliza leche entera (mejor si es fresca) en vez de leche desnatada.

– No te pases con la canela; un palito por litro de leche entera será suficiente.

3 – Proporción y cocción

– Una proporción con la que siempre acertarás a la hora de preparar una buena fuente de arroz con leche es la siguiente: once partes de leche por cada una de arroz.

– Regula el fuego al mínimo para que la cocción sea suave y homogénea. Con una ebullición viva corres el riesgo de que se salga la leche y se queme el arroz.

– Remueve con frecuencia, con cuchara de madera para que los granos de arroz suelten el almidón y la preparación quede cremosa.

– El azúcar debe incorporarse al final de la cocción (cuando el grano esté en su punto) y removerse hasta que se disuelva para evitar que se pegue.

– Añade la canela justo antes de servir.

4 – Ingredientes aromáticos

– Los más habituales son la canela (en rama durante la cocción y molida al servirlo) y la corteza de limón o de naranja, que le aportan un toque muy fresco.

– Puedes ser un poco más atrevida y añadir un poco de clavo, cardamomo o agua de rosas y, si quieres un arroz excepcional, añadir chocolate fundido o una salsa de caramelo al arroz con leche todavía caliente.

– También quedará delicioso y muy suave si, una vez hecho, le añades cuatro cucharadas de nata líquida.

5 – Con más sabor

Puedes aromatizar la leche con vainilla en vez de canela. También puedes enriquecerlo añadiendo, una vez que lo hayas retirado del fuego, unas yemas de huevo sin dejar de remover para que no se coagulen.

Siguiente entradaLeer más artículos